017





Hay algo en los video-editoriales de moda que me fascina —como, por ejemplo, estas tres piezas de Ferrater Studio. Y eso que yo no entiendo nada de moda. Nada de nada. Cero patatero. A pesar de todos los clichés e imposiciones que trae de la mano la moda y todo lo que le rodea, encuentro atractiva la estética visual de sus productos: su androginia, ambigüedad y la pulsión sexual que late detrás de casi todas las editoriales. Me pregunto que sucedería si alguien decidiera apropiarse de esta estética y llevar esa androginia, esa ambigüedad y esas pulsiones hasta sus últimas consecuencias. Quizás encontraríamos algo.

No hay comentarios: