118

En una de mis últimas visitas al médico, me decidí a preguntarle sin rodeos, aunque con la boca pequeña, si ya estaba en condiciones de follar —de acuerdo, dije 'practicar sexo'. La doctora, además de animarme a que lo intentara, me recomendó, y cito textualmente, que 'utilizara preservativo al menos las primeras veces'. No sé si la doctora había visto en mi historial médico que todos mis análisis habían salido limpios y quería añadir alguna enfermedad más a mi ajetreada salud, o alguien había apuntado en algún sitio que, en el momento de empezar mi periplo medico-anal de la que ella se estaba haciendo cargo, yo tenía pareja estable. ¿Cómo podía saber ella que la había perdido en el curso de los últimos meses? Quizá con ese al menos me estaba invitando a follar siempre a pelo, subversión sanitaria-sexual, como hicieran aquellos que empezaron a utilizar el término equino bareback allá por los 80. O eso, o bien sus prejuicios le hacían entender que mi definición como marica conllevaba un concepto de sexualidad bastante laxo. En caso de b), supongo que seguiría los mismo prejuicios que ayudaron a politizar y localizar de manera interesada el VIH —ETS por antonomasia— en el colectivo homosexual.

Vice publica una entrevista a Tom Ace, uno de los responsables de la publicación de Disseased Pariah News, publicación hecha por y para seropositivos durante los 90, que contaba con la ironía como su arma más potente. Allí dónde ACTUP encontraba rabia, DPN encontró la carcajada: barbies sidosas, secciones de contactos, pedagogía sexual de lo más corrosiva... DPN se convirtió en la más abyecta de las publicaciones y, allí dónde todos les colocaban la etiqueta de apestados, ellos supieron encontrar sus propias reglas, sus propias pautas, y dejar de lado los lloriqueos y las flagelaciones. Estaban —y están— enfermos, sí, pero eso no les convierte en pusilánimes lloricas y mocosos. Cuando pensamos en actos políticos de subversión siempre pensamos en los okupas de turno, en cocktails molotov y otra suerte de parafernalia antisistema. Lo que se nos olvida es que no hay mayor ataque que abandonar la autocompasión y hacer tuyos los insultos y la marginalidad que te escupen los otros, y de eso se trata DPN. La publicación consiguió dar la vuelta a todo el aparato politico-sanitario que les marginó y les convirtió en los leprosos del siglo XX.

Lean con atención:

VICE: ¿Qué opinas de lo de montar a pelo [barebacking]? Parece que a los gays jóvenes no les preocupa el VIH tanto como antes.
TOM ACE: No puedo entenderlo. Yo le digo a la gente que el VIH no es algo que les gustaría tener. Yo he tenido la fortuna de sobrevivir 23 años siendo seropositivo, pero aun así tiene efectos que te puedo asegurar que es mejor evitar. Esto es más fácil de decir ahora que tengo 51 años y mis impulsos sexuales han disminuido, pero en la vida hay otras cosas aparte del sexo. El sexo es magnífico, pero también lo son otros aspectos de la vida. Si el sexo es tan importante para ti que excede toda sensatez que puedas tener respecto a tu salud, es que no estás viendo las cosas con la perspectiva correcta.

Resulta la mar de interesante como Ace responde a la pregunta. Si bien él fue uno de aquellos que convirtió su enfermedad en arma arrojadiza al sistema que gestionaba su vida como apestado, es consciente de los inconvenientes que supone tener una enfermedad como el VIH y anima al personal a utilizar condones. Me parece de una lucided deslumbrante. Me pregunto qué le hubiera dicho a mi doctora al escucharla pronunciar ese al menos.

Moraleja del día: aquí que cada uno folle como quiera, pero que luego no vengan los lamentos.

No hay comentarios: