157

Photobucket

Esto es un blackout. Un agujero negro. Una ausencia. 24, 48, 72 horas arrancadas del reloj a quemarropa que alguien desmenuza en perdigones y me los lanza a gran velocidad con la ayuda del tubo de un boli bic.

¿Qué intentas transmitir con esta obra?

Yo estaba durmiendo, ¿sabes? Bueno, en realidad había cerrado los ojos e intentaba dormir. Y de golpe, ¡ZAS! Como fotogramas pasando delante de mis narices. Todo lo que había sucedido durante esas 24, 48, 72 horas... qué mas da, las que sean, sin ningún orden cronológico ni nada. Fue entonces cuando apareció.

¿El qué?

El puto precipicio abriéndose bajo mis pies. Un movimiento en falso y de cabeza al vacío, ¿entiendes? Ya me dirás qué podía hacer yo. Exacto: nada. Quedarme bien quietecito. Lo único, ¿sabes?

Yo sólo veo un simple círculo...

Y es un simple círculo sobre un fondo blanco. He tardado un minuto en hacerlo con el Adobe Flash. Pero, ¿me quita eso mérito? ¡Claro que no, joder! Lo que importa es lo que hay detrás: el agujero negro, el precipicio, ¿lo entiendes?

A mí me da que esto es una excusa para hablar de algún chico...

¡Muy hábil! Acabas de descubrirte el agujero del culo, felicidades. Yo siempre hablo de algún tío. Pero éste... ay, éste...

También pasa de ti, ¿no?

¡Bingo! Hoy te lo estás currando.

Y, ¿qué le diferencia del resto?

El blackout, claro. Un puto blackout gigantesco que en cualquier momento abre sus fauces y me come. ¡ÑAM!

No hay comentarios: