185

 photo todolist1.jpg
y eso es precisamente lo que hago: abro mi moleskine, boli en mano —cursos d'estiu de la UAB— y me dispongo a escribir la to-do-list que creo absolutamente necesaria porque quiero aprovechar mi día libre aunque él no esté y hay un montón de cosas que debería hacer y hoy por hoy tachar una a una las diferentes acciones que pudiera escribir en este papel rayado sería lo más próximo a una experiencia plenamente sexual y paraliteraria. es esencial hacer la compra y por eso debería ser la primera de las acciones de mi lista porque llevo cuatro días alimentándome únicamente de café soluble, donettes rayados, noodles instantáneos y palomitas dulces. así que me levanto y voy a la cocina y busco en el armario y me encuentro con un paquete con cuatro galletas digestivas marca carrefour que había olvidado que estaba ahí y decido comerme una y media porque tengo algo de hambre pero no se me ocurriría comérmelas todas porque cuando acabe los noodles del mediodía —beef flavour— seguro que me apetece alguna galleta digestiva marca carrefour. mastico con urgencia así que me pongo a barrer la cocina como por encima y sin mucho esmero y la cocina me lleva al pasillo y el pasillo al salón y luego vuelvo a mi moleskine dejando la suciedad en un rincón por pereza a buscar el recogedor y con el dedo índice de la mano derecha me quito el exceso de galleta digestiva marca carrefour de una de mis muelas y que ya sería hora de apuntarme al gimnasio porque he engordado tres kilos y en cuanto me despiste un poco se me volverá a poner cara de pan. pienso que apuntarme al gimnasio también debería formar parte de la lista y que podría ir por la tarde por ejemplo y luego acercarme al decathlon a comprar todo lo que no tengo porque hace cien años que no practico deporte alguno y me pregunto si en el gimnasio tienen taquillas y si realmente utilizaré el teléfono móvil para escuchar música o si es mejor idea comprar uno de esos mp3 enanísimos que pueden sujetarse en la cinturilla de los pantalones de deporte que aún no tengo. pero me pongo a curiosear facebook y hago búsquedas absurdas en google y entonces me apetece ver otro capítulo de aquella serie que sólo veía con él y al final son tres y ay-dios-mío-la-lista que todavía no he escrito y mientras caliento agua para los noodles instantáneos pienso que además de la lista debería ponerme a escribir, recuperar ese hábito como cuando llenaba páginas y páginas por mucho que después no hiciera nada con ellas, así que eso también debería ir en la lista, guardarme algo de tiempo para escribir a diario y el hábito y la respiración. me como los noodles instantáneos obligatoriamente viendo los simpsons y cuando acaba sintonizo divinity y su love it or list it y creo que a lo mejor me echo una pequeña siesta, nada, veinte minutos, y luego por fin me pondré a escribir la maldita lista en la que, metalingüísticamente, escribiré sobre la necesidad de escribir cada día y me había olvidado por completo de escribir un email a la señora que dirige el master que quiero cursar el año que viene así que mientras me acuesto en la cama y cierro las persianas pienso que eso también deberé escribirlo en la lista pero dejo de pensar en eso y me masturbo y me quedo dormido. y claro, los veinte minutos al final son dos horas y sin moverme de la cama veo otro capítulo mientras le echo de menos y huelo una camiseta que todavía no he lavado porque no me atrevo porque todavía huele a él. entonces pienso que que también debería incluir en la lista el no echarle tanto de menos y sobre todo no fumar tanto, porque aún no lo he dicho pero no he parado de fumar casi por aburrimiento. debería ducharme y salir a la calle porque hay unas exposiciones que quiero ver y quizás eso también va en la lista y como creo que todavía queda una galleta digestiva marca carrefour voy a la cocina y pienso que debería fregar el suelo si es que me decido a recoger el polvo del rincón. escucho las carcajadas de la moleskine que sigue esperándome en el salón y me asomo y la miro desafiante porque voy a escribir la lista por mucho que ría. en algún momento lo haré pero vuelvo a la cama solo un rato y me abrazo a la camiseta ya sin dueño y veo a una tipa muy dura matar zombis con una katana. debería bajar a comprar algo de cenar, que no tengo nada. creo que me apetecen noodles instantáneos. 

1 comentario:

h i l i a dijo...

lo primero que escribo yo en mis listas imaginarias de cosas que hacer es: ¿seguro?

ya luego me relajo. más aún, quiero decir.

me gusta mucho cómo escribes.