192

 photo cunnilingus.jpg

(Cunnilingus,  Joanna Jensen)


Y me comías y me masticabas el coño, una, dos, cinco, todas las veces, y en ese momento de abandono y lánguido desmayo (puta, zorra, guarra, cómo te gusta, cómo te gusta), justo en ese instante que antecede la fuga del ánimo, yo veía toda mi ropa desparramada por el suelo, mientras tú te desparramabas sobre mí.
(Requiem, Vahído)  



Cunnilingus o masticar coño o Keni Styles masticando coño o How to chew a cunt properly by Keni Styles. La teoría de los columpios o el placer que va y viene y cambia de forma. Labios mayores, labios menores. Dedo pulgar y dedo índice separando los labios, mayores y menores. El placer. El placer. El botoncito de la felicidad que aparece, campanilla extática detrás de la desconocida sonrisa en vertical. Y no hay gañan destrozando el coño sin masticarlo y sin placer. Pero Keni Styles. Cómo explicar para que me entiendas que hace semanas que no puedo masturbarme con otra cosa que no sea Keni Styles masticando coño. Porque sí, el placer, con toda su porosidad, empapándome en su sudor que huele al mío. Qué más da, grito, Qué más da que yo no sepa nada sobre coños, mucho menos sobre masticarlos, si encuentro placer en el placer representado. Y me convenzo, desde mi ignorancia capital, que nadie sabe ni sabrá masticar coño como Keni Styles, con esa lengua generosa y ese sorber y ese anteponer el placer del otro al placer propio o Giving orgasms, that's the shit I like! Porque dónde todo debería ser espectáculo, allí donde debería verse el truco y el fake y lo fingido, sólo encuentro placer puro, aquel que tu cuerpo se llevó de mi lado. Qué más da que sea masticando coño, si todo el placer que vicia ahora el aire de la habitación acaba siempre por susurrar tu nombre.



No hay comentarios: